Imprimir esta página
Domingo, 29 Noviembre 2020 12:34

La cooperación al desarrollo que se impulsa desde la Mancha genera un gran impacto en las condiciones de vida de comunidades de los países del Sur

Las ONGs de la provincia ponen en valor el compromiso y la sensibilidad que siempre ha tenido la Diputación con la cooperación internacional

El compromiso de las administraciones públicas con las ONGs es fundamental para que los proyectos de cooperación internacional al desarrollo se puedan llevar a cabo. En tiempos de crisis este apoyo institucional suele resentirse, justo cuando más se necesita. Por eso, las ONGs de la provincia de Ciudad Real valoran enormemente la sensibilidad de la Diputación, presidida por José Manuel Caballero, que cada año presenta ayudas a la cooperación. A través de la convocatoria de 2020, 338.386 euros van a destinarse a quince proyectos con alta incidencia y que generarán un gran impacto en las condiciones de vida de numerosas comunidades en los países empobrecidos del Sur.

 

Solidaridad Manchega (SOLMAN) es una de las entidades que ha recibido la subvención de la Diputación. Su presidente, Gustavo González, asegura que la existencia de estas convocatorias y, en general, de la cooperación internacional se fundamenta en la idea de que “este mundo es de todos y, por tanto, todos tenemos que poner nuestro granito de arena para intentar que las condiciones de vida sean mejores allá donde haya necesidades, donde haya injusticias, donde haya situaciones que denunciar y personas que sufren a las que apoyar”.

 

González defiende, asimismo, que se trata de un compromiso moral y ético con las personas que se encuentran en una situación difícil, en la mayoría de las ocasiones bastante peor que nosotros y, señala, que como ha puesto de manifiesto esta pandemia, “cuidar de los demás es cuidarnos a nosotros también”, por lo que la lucha por la dignidad de todas las personas contribuirá también a nuestro bienestar.

 

 

 

El presidente de SOLMAN destaca el apoyo que la Diputación provincial ha dado desde sus orígenes a la cooperación, a través tanto de las convocatorias de ayudas como del programa de jóvenes cooperantes, único y pionero a nivel de diputaciones en nuestro país y reconoce lo que estos fondos suponen en la población

 

Por su parte, Prado Cañizares, técnica de proyectos de SOLMAN, explica que el innovador proyecto financiado por la Diputación con 25.000 euros y con la organización ACOES como contraparte, se dirige a mejorar el acceso a la educación y la nutrición de niños, niñas y jóvenes en situación de vulnerabilidad que viven en zonas del extrarradio de Tegucigalpa, en Honduras. La implementación de este proyecto, que se apoya en el uso de las nuevas tecnologías, pretende mejorar sus condiciones de vida, recrudecidas aún más hoy por las consecuencias de la pandemia.

 

A través de una App estos jóvenes podrán gestionar las ayudas económicas que reciben de esta asociación. “Van a tener la posibilidad de acceder al dinero en efectivo o incluso a adquirir alimentos a un precio más bajo que el del mercado. Se va a potenciar toda la estructura que tiene la organización a nivel nutricional y educativo para seguir llegando a la población más vulnerable de la zona”, asegura Cañizares.

 

La ONG Manos Unidas percibirá de la convocatoria de ayudas a la cooperación internacional la cantidad de 16.796 euros para aplicarlos en la tercera fase del proyecto “Convivencia comunitaria y mejora integral del hábitat en el municipio de San Pablo Tacachico, en el departamento de la Libertad, en El Salvador”. Su objetivo global es contribuir a la transformación de las condiciones de vida de las comunidades rurales de los cantones de este municipio salvadoreño, en el que más del 50% de su población está formada por niños y jóvenes y con un alta tasa de analfabetismo.

 

La presidenta de Manos Unidas en Ciudad Real, Concepción Martínez, explica que el proyecto está dirigido a 345 familias, que participarán en actividades como la mejora y construcción de viviendas, la captación de agua de lluvia y la creación de huertos familiares, con una estrategia de intervención basada en la acción participativa conjunta de la población beneficiaria y la movilización de los diferentes actores involucrados, como base para el desarrollo de todas las actividades propuestas.

 

Martínez asegura que aunque la pandemia provocada por el Covid-19 está afectando a todas las facetas de la vida y sus consecuencias están siendo tremendas en España, “no podemos olvidar a las personas que viven en los países empobrecidos, a las que les falta lo más imprescindible, como puede ser el agua y el jabón que tan importantes son para combatir al virus”.

 

Asimismo, la presidenta de Manos Unidas en Ciudad Real recuerda que la pandemia está impidiendo la celebración de eventos y actos culturales y sociales que permitían a las ONGs recaudar fondos para destinarlos a los proyectos. “Por eso en este momento es tan importante la inyección de solidaridad de la Diputación provincial, que nos permite seguir adelante y nos demuestra una vez más su sensibilidad y su compromiso”, añade, poniendo además en valor esta convocatoria, “que se centra en todos los aspectos que para Manos Unidas deben tener los proyectos de cooperación al desarrollo: el desarrollo integral de las personas, especialmente mujeres y niños y el impulso de la autogestión y la autodeterminación, de manera que se facilite que las personas sean las protagonistas de sus vidas”.

 

La ONG ciudadrealeña Cooperación Alternativa Manchega (CALMA) lleva muchos años trabajando en Mozambique, donde ha desarrollado multitud de proyectos. Según indica su presidente, Valentín Bastante, uno de los proyectos apoyados por la Diputación que más importante ha sido por los efectos positivos que ha tenido sobre la vida de la población ha sido la puesta en marcha tanto de microgranjas de pollos como de huertas, que han permitido a muchas familias autoabastecerse y poder subsistir con las ventas de los productos.

 

En la convocatoria de 2020 CALMA recibirá la cantidad de 25.000 euros para reforzar el sistema sanitario de la población vulnerable de la ciudad mozambiqueña de Nacala ante la situación provocada por la pandemia del COVID19. Las ayudas de la Diputación ya posibilitaron construir una sala de espera en el centro de salud de Nacala pero en la situación actual de pandemia esta dependencia no permite guardar las distancias de seguridad. “Con los fondos de esta convocatoria se va adecuar a la situación el centro de salud, habilitando varios pasillos y un patio para que los pacientes de Covid-19 puedan mantener entre ellos la distancia”, detalla Bastante.

 

El presidente de CALMA hace hincapié en las enormes repercusiones que en la vida de la población de Nacala tienen las ayudas que desde hace años está prestando la Diputación provincial y recuerda que éstas se han mantenido siempre y con el paso de los años: “Las ayudas de otras administraciones han ido y venido influidas por los vaivenes políticos, pero eso no ha pasado nunca con la Diputación, que siempre ha estado ahí”. Bastante ha añadido que han sido varios los voluntarios de CALMA que han viajado a este país africano gracias a la convocatoria de becas para voluntarios de los Programas de Cooperación Internacional al Desarrollo de la Diputación de Ciudad Real.

 

A través de esta convocatoria de ayudas, la solidaridad llegará a once países de África, América y Asia. El presidente de la Diputación, José Manuel Caballero, ha defendido que se mantenga la cooperación internacional en tiempos como los actuales, pues precisamente ahora “no podemos olvidar a aquellos que siempre han vivido y han crecido con dificultades”.

 

Este compromiso de la institución provincial con los países del Sur continuará el próximo año. En la presentación de los presupuestos para el ejercicio 2021, Caballero adelantó que 535.000 euros se destinarán a cooperación al desarrollo.

 

 

Archivos multimedia

MÁS NOTICIAS