UN PALACIO SINGULAR

        Las diputaciones surgen con la división territorial en provincias acordada por las Cortes de Cádiz en 1812.  La Diputación de Ciudad Real se constituyó en 1835 sin sede propia.

        En 1889 la Corporación Provincial encargó al arquitecto Sebastián Rebollar el proyecto del palacio para albergar la institución, cuya construcción concluyó en 1893. Se optó por un edificio-emblema con gran presencia urbana acorde con su función de representante del Gobierno en la provincia.

        Siguiendo la pauta que desde la mitad del siglo XIX marcaba el eclecticismo tipológico, el arquitecto ideó un palacio moderno, actualización de las casas y edificios nobles para la nueva clase burguesa a la que pertenecía la Diputación, cuya misión era "el fomento de los intereses propios de la provincia". Diseñó en una de las principales vías de la ciudad un edificio simétrico y axial en dos plantas en torno a una escalera palaciega central cubierta con cúpula, flanqueada por patios de luces porticados que dan lugar a amplias galerías circundantes y éstas, a su vez, a las distintas dependencias, todas con ventanas al exterior.

        El edificio se ofrece a tres calles de la ciudad con tres vistosas fachadas de piedra blanca y ladrillo que indican las dos plantas. La fachada principal presenta en su portada central una tribuna que, a modo de balcón de apariciones, se abre a una de las estancias representativas del Palacio, la Sala del Consejo Provincial, hoy sala de Recepciones.

        La fachada de la Plazuela de la Merced, muy característica, presenta una tribuna coronada por frontón que se abre al espacio más representativo del edificio, el Salón de Sesiones, donde desde su origen hasta hoy se reúne la Diputación en Pleno o Congreso de Diputados Provinciales.

        La ornamentación interior fue encargada al pintor de Ciudad Real  Ángel Andrade (Ciudad Real 1886 - 1932), quien fue ayudado por Samuel Luna (Almagro 1860 - Ciudad Real 1939), ambos artístas becados en distintos momento para estudios de pintura por la nueva Institución Provincial. La decoración de las salas nobles del Palacio, sus frescos y la gran riqueza artística que ofrece la escalera principal y su cúpula corrió a cargo de Andrade. Aunque en la actualidad también preside el Salón de Plenos un mural del artista ciudadrealeño Manuel López Villaseñor ( Ciudad Real 1924- Torrelodones 1996). Los patios y galerías del Palacio Provincial acogen una cuidada y representativa selección de la obra de Andrade en forma de exposición permanente.

Utilizamos cookies propias y de terceros para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede consultar nuestra Política de Cookies..

Acepto las cookies de este sitio